Ya no hay obreros como los de antes